Numerosos estudios determinan que la educación musical tiene una influencia muy positiva en el desarrollo de los niños. No sólo a nivel cognitivo, la música también contribuye al crecimiento creativo, intelectual y psicológico en los más pequeños. Algunos científicos incluso han probado que ésta estimula el hemisferio izquierdo de nuestro cerebro, el cual es el encargado del desarrollo de actividades básicas como el aprendizaje del lenguaje, la escritura, los números o el uso de la lógica. 

Sabiendo los beneficios que ésta nos aporta, tanto a niños como a mayores, me gustaría destacar algunas de las razones por las que la música es un elemento fundamental en el día a día de nuestros alumnos.

Beneficios
  • Es una forma de poder expresarse libremente.
  • Actúa sobre todas las áreas del desarrollo por lo que incita a la mejora y a un completo desarrollo intelectual del niño.
  • Los avances que se van experimentando poco a poco producirán una gran satisfacción y alegría en el niño. El niño siente que todo su esfuerzo ha valido la pena, se siente realizado y esto mejora su autoestima.
  • Mejora sus habilidades de comunicación con otras personas.
  • Desarrolla las capacidades de memoria, concentración y atención del niño.
  • Mejora la habilidad en el estudio de otras materias como las matemáticas, los nuevos idiomas y la lectura, lo que a la vez fortalece el habla mejorando su fluidez verbal.
  • El aprendizaje de la música implica actividad física que mejora el equilibrio, la coordinación y la precisión 
  • Es un arte abstracto que nos permite expresar emociones y sentimientos sin necesidad de hablar. Nos enriquece el alma y el intelecto.
  • El lenguaje musical es tan complejo que presenta dificultades. Estudiando la música los niños tienen que esforzarse y ser perseverantes para lograr un objetivo. Así es como aprenden a no frustrarse cuando algo no les sale tan fácilmente, consiguiendo tener confianza en sí mismos para seguir luchando.

Por si fuera poco, la música, o su aprendizaje, nos proporciona también autodisciplina, paciencia, sensibilidad y la posibilidad de entrenar nuestra capacidad para trabajar en equipo. Lleva unidos también valiosas aptitudes sociales como compartir, escuchar y respetar a los demás.

Estoy convencida del valor de la música como elemento del y para el aprendizaje en los más pequeños. Por eso, además de su protagonismo en el día a día en el aula, contamos con una oportunidad de profundizar y estudiarla mejor en la actividad extraescolar que se ofrece a partir de 2º de Educación Infantil en el colegio. 

 

Laura Jordán es profesora de Educación Infantil 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *