En padres primerizos, se suele oír una frase que dice “ningún hijo nace con un manual de instrucciones. Y algunos progenitores pueden pensar, entonces: ¿Cómo se supone que debo aprender esto de la educación, entonces? ¿Es tan sólo un ensayo-error? ¿Pregunto a mis padres, a mis amigos? ¿Acaso tengo que ponerme a leer decenas de libros sobre desarrollo, autoridad, autonomía, decisiones…?»

Orientación familiar

¿Conoces los Cursos de Orientación Familiar o COF? Es una ayuda a las familias que se presta a través de varias sesiones, muchas veces organizadas en colegios o centros educativos. ¿Con qué propósito? Sencillamente, ofrecer experiencia y recursos sobre cuestiones que toda familia tarde o temprano debe afrontar, cuestiones que incumben y afectan a sus hijos desde que son muy pequeños hasta que ya están preparados para afrontar sus propias decisiones con madurez. En definitiva, ofrecer herramientas y recursos para afrontar con seguridad, flexibilidad y buen humor los retos familiares de cada día.

Y se puede pensar, «pero yo ya tengo hijos, ¡y crecidos! Llego tarde»; o «no tengo tiempo para esas cosas», «eso que se va a explicar ya me lo conozco».  Pudiendo ser todo ello cierto, sin embargo, es un  hecho que aquellos padres y madres con «experiencia» que asisten y participan en ellos, muchos de ellos con varios hijos y de distintas edades, a su término salen más preparados para poder ayudar mejor a sus hijos, respetando y encauzando su personalidad hacia un fin bueno. Porque los hijos, cada uno distinto en sí mismo, no nacen con manuales de instrucciones.

¿Cómo funcionan?

Estos programas se fundamentan en una metodología participativa, a través del método del caso, enriquecedora de las capacidades educativas y de toma de decisiones de los padres respecto de sus hijos, y de la preparación de los miembros de la familia para ser  libres y responsables. 

Entre otros ámbitos, los participantes tratan temas como el carácter, el temperamento, la personalidad, la autoridad bien entendida hacia los hijos, o cómo fomentar en ellos una progresiva autonomía, el juego, la importancia de la educación emocional, herramientas para conocer bien a cada hijo o enseñar a manejar de manera educativa la tecnología en el hogar. Depende de cada edad, de cada fase educativa. Por eso se organizan estos cursos por edades: Para padres y madres con hijos en edad de educación infantil, primer o segundo ciclo de Primaria y sobre adolescencia.

¿Quién los imparte o dirige?

Los programas que ofrece el colegio son parte de la International Federation for Family Development  (IFFD), una ONG sin ánimo de lucro e independiente, consultora de la ONU, cuya misión primordial es dar apoyo a la familia a través de formación. Las sesiones están dirigidas por expertos educadores, padres y madres de familia que se han enfrentado a estas situaciones antes, que acertaron o fallaron, pero que aprendieron a gestionar algo tan delicado como el crecimiento y el proceso de maduración de sus hijos e hijas. Y que ahora ayudan a otros que están en la misma situación.

En la orientación familiar se trata al fin y al cabo de ayudar a convertir las situaciones de la vida familiar en momentos de aprendizaje, trabajar y compartir experiencias con otros matrimonios para lograr convertir el día a día de cada familia en una escuela de vida y valores. En definitiva, darse cuenta de que la familia es el medio más eficaz para conseguir un íntegro desarrollo personal en los hijos. 

A través de los COF, muchos padres y madres de familia no sólo descubren su inigualable “protagonismo” en la educación de sus hijos, sino que también crece en ellos la necesidad de mejorar como familia y matrimonio, y así poder ser más eficaces en la importante tarea educativa que tienen encomendada.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *